PASTA

PASTA Hay 25 productos.

Filtros activos

La pasta, un plato que levanta pasiones y que no puede faltar en su mesa. Recetas fáciles de elaborar como espaguetis, macarrones, fusilli, tallarines entre otras, forman parte de la dieta habitual en millones de hogares y restaurantes.
Por increíble que parezca no es más que una mezcla de harina de trigo, agua y sal a la que se le puede añadir otros ingredientes como huevo.
A partir de aquí el producto final obtenido, tan solo necesita ser cocido con agua y listo para comer.

Es muy probable que buscando algún tipo de hojaldre que contenga mantequilla en su composición, haya encontrado lo que se llama pasta brick y masa filo.
La pasta filo, originaria de Grecia y Turquía, es una masa cocida a base de harina de trigo, agua y sal. Se utiliza para preparaciones de dulces y ensaladas.
La pasta brick está elaborada con sémola de trigo, agua y sal, y es un poco más gruesa e hidratada que la filo con una textura más rústica y resistente. Originaria de Marruecos y Túnez.
 
En la elaboración tradicional de la pasta es muy utilizada la sémola de trigo duro, la cual presenta mayor cantidad de gluten que el trigo común, aportándole elasticidad.

Si se es diabético, celiaco o se tiene alguna que otra intolerancia alimenticia, el mercado actual ofrece una gran variedad de pasta como: pasta sin gluten para celiacos, pasta sin huevo para los alérgicos al huevo, pasta que se amasa con agua destilada y carece de sal para personas hipertensas, pasta para enfermos renales, pasta libre de almidón para diabéticos,  así como pasta fresca, aún sin desecar y seca.
Uno también puede encontrar pasta integral que es mucho rica en fibra y suele aportar más minerales y vitaminas que la pasta normal.

La pasta es una muy buena fuente de energía, que no engorda y que además previene la arteriosclerosis.  Al estar elaborada a base de harina de trigo, tiene un elevado contenido en hidratos de carbono.
El aporte de vitaminas y minerales es escaso, salvo que hayan sido enriquecidas. Aún así las pastas contienen vitaminas del grupo E y B, considerados antioxidantes celulares.

La pasta no es un alimento completo ya que no contiene grasas y aporta muy pocas calorías, debiéndose de complementar con otros alimentos como pescado, carne, aceite de oliva virgen extra, huevos, etc.
La pasta al huevo tagliatelle Filotea, es ideal con los típicos condimentos y salsas italianas y con Ragú, que incorporada a una dieta equilibrada resulta de un consumo muy saludable.

Además de hidratos de carbono otras de sus propiedades a destacar son:

  • Fibra: como la que aporta los macarrones o espaguetis integrales Delverde. Brindan una mayor sensación de saciedad, regula el tránsito intestinal combatiendo los problemas de estreñimiento.
  • Minerales: hierro, niacina y ácido fólico.
  • Mantiene el nivel de glucemia.
  • Su alto valor energético hace que sea un alimento ideal para deportistas.


¿A quién en más de una ocasión, no le ha resultado complicado el diferenciar en la carta de un restaurante, el tipo de pasta que le ofrecen?

Al hablar de pasta es inevitable pensar en Italia, por considerarse alimento estrella en su gastronomía. A pesar de creer que la pasta es patrimonio exclusivo de Italia, está presente en muchísimas otras recetas sencillas de las diferentes cocinas del mundo como por ejemplo Asia, en donde para su elaboración es utilizada la harina de alforfón y arroz.

En Italia, la harina más utilizada es la candeal junto con otros ingredientes como: huevo, verduras, hortalizas, calabacín, soja, leche, enriquecida con vitaminas y minerales, etc.

Existen tipos de pastas para todos los gustos, de diferentes formas y tamaños:

  1. Pasta tubular: como macarrones o penne.
  2. Pasta fina: como pueden ser los espaguetis.
  3. Pasta ancha: la tagiatelle, los fetucini, etc.
  4. En láminas o en hojas: la típica lasaña o canelones.
  5. Pasta rellena: como son los raviolis o tortellinis.

Es importante saber que la pasta en el mundo de la cocina italiana, cuanto más larga es mucho más simbólica, y mucho más difícil de comer como suele suceder con el típico espagueti “Rustichella D’ abruzzo”.
Con respecto a las pastas cortas, el mercado ofrece  espirales, la pasta de tiburón, las conchitas, los lacitos, etc.

El tipo de pasta más habitual entre los italianos, se encuentra en la pasta rellena. Hasta no hace mucho tiempo se trataba de un producto exclusivo de ciertos establecimientos o de zonas gourmet.

Aunque en España la pasta rellena más conocida son los raviolis (con forma de paquetito cuadrado) existen otras muchas variedades como son:

  • Los ñoquis, que suelen tener forma de bolita. Es otro tipo de delicia indiscutible de la cocina italiana, que en su receta además de utilizar agua y harina, también utiliza la patata.
  • Tortellini que tienen forma de rollito anudado ya sean fino o más gruesos pero siempre están relleno.
  • Los Tortelloni son muy similares a los anteriores pero mucho más gruesos.
  • Panzerotti. Este tipo de pasta suele comerse rellena de queso y tiene forma de media luna.
  • Cappelletti: con forma de sombrerito.
  • Agnolotti: muy parecidas a las empanadillas de media luna.
  • Manicotti: con respecto a la forma se parece mucho al macarrón, se rellenan por arriba y se cubre con salsa.


Que una sencilla receta de pasta fresca, pasta normal o pasta integral quede más o menos sabrosa, también va a depender de la maestría al cocinar la pasta y si se comete o no algunos de los errores más típicos al prepararla como suele ser el tiempo de cocción.

Para aquellos amantes de la cocina vegetariana una ensalada de pasta, o pasta con espinacas, pasta con brócoli, pasta con berenjena, espaguetis negros con chipirones y gambas, con un puntito de picante, resulta un plato extraordinario.
Para esta receta tan sencilla y sabrosa resulta perfecto el uso la pasta Penne Rigate, de sabor consistente, capaz de retener perfectamente todo el sabor de las salsas.

A la hora de elaborar cualquier tipo de salsa para la pasta: una salsa al pesto, o salsa boloñesa, o salsa carbonara, salsa vegana, etc., si se le añade un poco del agua de cocción de la pasta a la salsa, esta quedará con una textura mucho más sedosa y sabrosa.

Las ensaladas de pasta son perfectas para cualquier época del año. Tienen infinidad de ventajas, son fáciles de elaborar, rápidas y saciantes. Conseguir una deliciosa ensalada de pasta es realmente sencillo.

La pasta fresca a pesar de ser muy deliciosa, es muy poco recomendable para hacer una ensalada; es preferible optar por una pasta seca, de superficie estriada, de forma regular, o de estilo espiral como: rigatoni (forma de tubo con estrías), maccheroni (forma cilindrica), fusilli (forma hecoidal) tri color, fusilla lunghi  rocchetti, lacitos, farfalle (forma de corbata o mariposa), orechiette (en forma de orejas)  ya que resulta más sencilla de comer y absorben mucho mejor el aliño y sabores.

Las ensaladas de pasta buscan ser platos completos, por lo que es interesante incluir verduras y proteínas como ventresca, atún, bonito, caballa, anchoas, boquerón, pollo a la plancha, perdiz escabechada, tofu etc., o  jugar con los contrastes de alimentos crudos como pepino, pimiento, zanahoria, hinojo, calabacín, frutas de temporada.

La clásica mozzarella, o el queso de Burgos, o el queso Parmesano sumarán mucho más sabor. Todo esto mezclado con algún brick de nata que uno tenga por la nevera y un poquito de salmón hará que el personal se chupe los dedos.

A la hora de cocinar la pasta es muy importante tener en cuenta el punto de cocción y seguir las instrucciones del fabricante si se trata de pasta industrial. Si de trata de elaboración casera el tiempo de cocción suele ser un poquito menos; así que será cuestión de probar para encontrar el punto justo.

Disfrute de un buen plato de pasta, en cualquier época del año.